¿Cómo perdonar a alguien que me hizo tanto daño?

El perdonar es una de las cosas más difíciles para el ser humano, y es a causa de nuestro orgullo que muchos de nosotros no sabemos Cómo perdonar a alguien sin quedarnos con ningún tipo de resentimiento dentro de nuestro corazón, sin embargo, una vez que podemos abrir nuestros ojos y entender la sanidad que trae el perdón y el daño tan grave que nos causa el no perdonar, es mucho más fácil poder hacerlo con ayuda del señor.

¿Cómo perdonar a alguien que me hizo tanto daño?

Dios a través de su palabra nos enseña a perdonar constantemente, nos muestra los beneficios de perdonar y como esta acción trae liberación a nuestras vidas, por otro lado, existe una verdad sorprendente en una de las oraciones que él nos enseña a hacer que estamos seguros cambiara tu forma de ver el perdón de algo sumamente difícil, a algo completamente necesario.

Perdonar no es tarea fácil, pero tampoco es imposible, es un mandato de Dios, y sanidad para nuestro cuerpo, por esto hoy te mostraremos una forma diferente de ver el perdón y que puedas entender que sin importar cuál sea el dolor o la razón por la que sientes tanta rabia, serás capaz de perdonar de verdad.

Citas bíblicas que hablan del perdón

«Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad»

(1 Juan 1:9)

«Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia»

 (Isaías 55:7)

como olvidar el dolor de una decepcion

En las anteriores citas bíblicas, no habla de que debemos perdonar a alguien, en ellas se refiere a que debemos pedir perdón porque somos pecadores, por esto antes de juzgar a alguien completamente, es importante que recuerdes que no estás en una posición superior a los demás, que al igual que todos eres un pecador y que asi como Dios es capaz de perdonarte, te ha dado la capacidad y la compasión para que seas capaz de perdonar a otros.

Sabemos que puede sonar duro y que quizás el dolor o rabia que sientes no podemos comprenderlo, sin embargo, si eres una persona creyente o si deseas entregarle tu corazón a Dios para poder liberarte de todas esas emociones y cargas que no te dejan ser feliz, hay una ecuación que debes tener en mente siempre.

Dios = Amor = perdonarlo todo

Si deseamos tener a Dios en nuestro corazón, quiere decir que sabremos amar, y si aprendemos a amar, entonces eso no lleva a perdonar cualquier ofensa, es asi de simple, una ecuación que nunca debes olvidar y que siempre debes tener en cuenta, ya que si dices tener a Dios y creer en él, es imposible que no puedas ser capaz de perdonar.

1 Corintios 13

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.  No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.  El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad.  Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Perdonar no significa no sentir dolor

Al aconsejarte que debes perdonar, no quiere decir que podras olvidar inmediatamente todo el dolor, no significa que por que una persona te lastimo, debes volver y aguantar lo mismo, no significa poner los deseos de una persona por encima de los tuyos, no significa dejarte maltratar y mucho menos significa volver con una persona que no está dispuesta a cambiar.

como puedo aprender a perdonar

Lo que queremos que entiendas es que muchas veces no perdonaremos porque la otra persona lo merezca, sino porque nosotros sí que merecemos la paz, el perdón es un remedio para el alma pero no siempre para la otra persona sino para nosotros mismos, y es una vez que entiendes esto que te vuelves  una persona libre y capaz de perdonar cualquier ofensa porque se ama y anhela agradar a Dios.

«El que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos» (Proverbios 17:9)

El secreto del perdón, en la oración de padre nuestro

Crecimos escuchando esta oración del padre nuestro, la repetimos constantemente pero son muy pocas las personas que se toman el tiempo de poder entender cada palabra; esta es una oración poderosa y es el mejor ejemplo de hablar con Dios que nos dejó Jesús, no para que la repitamos al caletre sino para que podamos tener una guía de cómo hacerlo, y es interesante que la parte del perdón sea una de las más importantes dentro de esta oración

“perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”

Es increíble como la mayoría de nosotros hemos interpretado esta parte de la oración como si nosotros le estuviéramos reclamando o exigiendo a Dios que él nos perdone como nosotros hemos perdonado a otros, pero ponte a pensar, ¿Cuántas veces has perdonado sinceramente? ¿Te gustaría que Dios te juzgase como lo hacer tu con otros?, AHHH aquí la cosa cambia, si lees la oración con detenimiento podras entender que lo que verdaderamente estas diciendo es que quieres que Dios perdone tus pecados de la misma forma en la que tu perdonas a otros

que piensa Dios del perdón

«Porque, si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas» (Mateo 6:14-15)

Y esta es la gran verdad oculta en esta oración, le has estado pidiendo a Dios por gran parte de tu vida que te perdone como tu perdonas a otros y te has llenado de paz una vez terminas de repetirla, pero no te has puesto a pensar ¿de qué manera estas perdonando a otros? Entonces es aquí donde la pregunta principal cobra sentido:

 ¿Cómo perdonar a alguien?

como perdonar sinceramente

El cómo lo colocas tú, nadie mejor que tu conoce la clase de herida que te causaron, pero nuestro consejo es que puedas estudiar el perdón que Dios nos enseña y puedas comprender la importancia del perdonar, debes saber que si de verdad anhelas dejar de sentir ese dolor o rabia que hay dentro de ti la única forma es perdonando, y que aunque quizás no vuelvas a estar con esa persona, podras dejarla ir con un corazón sano y conservando el tuyo de la misma forma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS