¡Descubre ahora 3 ejemplos de parábolas que te ayudarán!

Conoce ahora interesantes ejemplos de parábolas que te ayudaran en varias ocasiones. En la biblia, podemos ver distintas maneras en las que Jesús enseñaba a las personas, y una de las más conocidas o de las más escuchadas es por medio de las parábolas. Las parábolas son narraciones que Jesús contaba a los demás para a través de ellas darles un mensaje y una enseñanza de manera que la pudieran escuchar, entender y retener con mucha facilidad, para que el día de mañana la pusieran en práctica.

¡Descubre algunos ejemplos de parábolas que te pueden ayudar!

Hoy en día, podemos aprender y recibir enseñanzas de Dios por medio de estas parábolas. En las sagradas escrituras existen más de 50 parábolas distintas las cuales se encuentran mayormente en el Nuevo Testamento, aunque también existen en el antiguo testamentos. Gracias a estas enseñanzas el ser humano puede tener una visión y un ejemplo claro de lo que debe hacer cuando vienen tentaciones del enemigo, o cuando tomamos decisiones malas.

En esta oportunidad, nos encantaría mostrarte 3 parábolas que encontramos en la biblia que merecen la pena ser conocidas. ¿Estás listo?

Ejemplos de parábolas:

1 – El Hijo Pródigo (Lucas 15:11-32):

El Hijo Pródigo

La parábola del hijo pródigo es una de las más famosas y reconocidas en todo el mundo, ya que muchas son las personas que se identifican con esta historia o tiene mucho que ver con la vida que llevan millones de jóvenes y chicos en el mundo. La parábola del hijo pródigo nos habla acerca del libre albedrío y el arrepentimiento de las personas. Un día un hijo, le pide toda la herencia que le corresponde a su padre para irse de casa, en su viaje y nueva vida, éste chico despilfarra toda aquella cantidad de dinero que su padre le había dado, debido a las pasiones, gustos y decisiones incorrectas que tomo afuera en el mundo.

Un chico que junto a su padre y familia tenía absolutamente todo, llegó al grado de perderlo por tomar decisiones incorrectas y abusar de su libre albedrío. Hasta que un día, decide regresar a casa de su padre, quien lo recibió con alegría y amor, organizándole una fiesta de bienvenida. En ella podemos aprender que un creyente puede caminar lejos de la bendición de su padre, y disfrutar de todo lo que tiene, pero llegará el momento en el que tendrá que pagar cuentas y todo le saldrá muy caro.

Aunque si se arrepiente, Dios lo recibirá con alegría y podrá restaurar la relación que había entre ambos. Si quieres leer directamente de la biblia esta parábola, la puedes buscar en Lucas 15:11-32.

2 – El Buen Samaritano (Lucas 10:30-37):

Otra maravillosa parábola de la que se puede aprender muchísimo es la de «El Buen Samaritano». Jesús quiere que con esta parábola nos podamos dar cuenta de lo que realmente trata Mateo 22:37-39 cuando dice – “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. La parábola de El Buen Samaritano nos habla acerca de un Samaritano, quien era parte de una raza menospreciada por los judíos. Éste extiende su mano y ayuda con compasión a un hombre herido que estaba en un camino.

El Buen Samaritano

Sinceramente no importa la raza, la condición económica o la situación espiritual con la que cada persona se encuentre, lo que realmente importa es la acción que haces cuando ayudas a tu prójimo, sin importar lo que los demás piensen o el odio y rencor que le tengas a las personas. Aunque sean tus enemigos quienes necesiten una ayuda de ti, recuerda lo que nos enseña Jesús a través de esta parábola, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

En Lucas 10:30-37 podrás encontrar la parábola completa de El Buen Samaritano y aprender muchas cosas más, que el señor tu Dios te quiere hacer entender. No olvides, que hasta tus enemigos son tu prójimo, y debes ayudarlos y amarlos como te amas a ti.

3 – La Oveja Perdida (Mateo 18:12-14 y Lucas 15:24-27):

La Oveja Perdida

La parábola de la oveja perdida, es una gran guía para que reflexionemos todos los actos y las cosas que hemos hecho hasta ahora. Jesús nos enseña a través de ella, un poco de lo mismo que aprendimos con la parábola del hijo prodigo, el irse de su casa y perderse, para después llegar arrepentido a los pies de nuestro padre. Una oveja entre 100 más, se pierde entre las montañas, y su pastor (que en este caso representa a Dios), deja a todas las demás, para dedicarse a buscar solo a aquella que se perdió y después regresarla con el resto de las demás.

Así es nuestro Señor, cuando nos perdemos en el mundo, y dejamos a un lado las cosas de Dios y todo lo que antes hacíamos en su casa y con su palabra, hace referencia a la oveja perdida, que en este caso serían almas perdidas. Un alma muy importante para Dios, tanto así, que vale la pena dejarlo todo por ir en busca de ella. Dios se regocija cuando un alma perdida se arrepiente y vuelve a casa, dispuesta a cambiar, dejar su pasado atrás y convertirse en una nueva criatura.

Si eres una oveja perdida, es momento que reconozcas tu error y te acerques a Dios, ya que el siempre estará dispuesto a recogerte y ayudarte, como nadie lo ha hecho. Esta hermosa y maravillosa parábola la podemos encontrar en nuestra biblia, específicamente en Mateo 18:12-14 y Lucas 15:24-27. Te invito a que te tomes un momento para leerla y entender, que si entre 100 ovejas, una sola se pierde, hay razón suficiente para que el pastor (Dios) vaya en busca de ella, dejándolo todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS