Mi identidad como hijo de Dios según la biblia

Si te has hecho la pregunta de ¿cuál es mi identidad como hijo de Dios?, puedes descubrir la respuesta más adelante. La identidad es algo de lo que muchas personas carecen, existen millones de personas alrededor del mundo como jóvenes, adultos e incluso ancianos que no saben quiénes son realmente, para que están creados y la razón por la cual viven en esta tierra. Si quieres conocer cuál es tu identidad según la Biblia y nuestro padre Celestial, puedes quedarte aquí y descubrirlo, ya que te hemos preparado lo mejor de lo mejor.

Mi identidad como hijo de Dios según la biblia

Nuestra identidad se define dependiendo el nivel de relación que tengamos con Dios, ya que mientras más cercanía y comunicación tengamos con él, con mayor razón seremos llamados hijos de Dios. La biblia nos habla varias veces acerca de nuestra identidad y como debemos ser, si escudriñamos las santas escrituras, podemos encontrarnos en Juan 1:12 y 13 que nos dice acerca de ser hechos hijos de Dios:

Mas, a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios”.

En este caso, la biblia nos da un claro y preciso ejemplo de nuestra identidad, de lo que realmente somos en Cristo y de cuál es nuestro propósito acá en la tierra, aunque es importante tener claro, que solo aquellos que reciban a Jesús como su salvador en su corazón y crean en él fielmente serán llamados hijos de Dios. Sin embargo, hay ciertos aspectos que debemos tener presente cuando portamos la potestad de ser llamados hijos de Dios, como los que te mostraremos a continuación:

Mi identidad como hijo de Dios

1 – Soy un hijo humilde:

Humildad

Una de las tantas manifestaciones del espíritu Santo tiene que ver mucho con la humildad e igualdad entre las personas. Cuando aceptamos a Jesús como nuestro único salvador, lo dejamos entrar a nuestras vidas y morar en nuestros corazones, Dios envía a su espíritu para que viva en nosotros y se manifieste a través de la persona. Esa sería una de las cualidades más importantes y visibles de una persona que tenga identidad como hijo de Dios, pero, muchas veces el ser llamados hijos de Dios se nos sube a la cabeza y comenzamos a presumir.

Cuando tenemos a Cristo en nuestro corazón, Dios deposita en nuestras vidas dones espirituales que debemos ponerlos en acción y activarlos en nosotros. Muchas veces, las personas que no tienen claro lo que es la humildad, y todo lo que le agrada a Dios una persona humilde, comienzan a presumir ante los demás aquellos dones especiales que el Espíritu Santo les otorgo.

Es por ello que, si realmente te identificas como un hijo de Dios, no cometas este acto de presumir ante los demás, en cambio puedes ayudar a los que necesitan apoyo con tus conocimientos y compartiéndoles un poco acerca de la palabra de Dios.

2 – Tengo cercanía con mi padre:

Cercanía con el padre

Otro de los aspectos sumamente importantes que debe tener un hijo de Dios, es estar siempre en constante comunicación y cercanía con su padre (Dios). Así como la biblia nos enseña en Juan 1:12 y 13 que tenemos la potestad de ser hijos de Dios, también nos habla acerca de buscar su palabra y estar siempre en comunicación con él. A continuación, te mostraremos algunas cosas que puedes hacer para estar comunicado y tener una relación cercana con el Padre Celestial:

¿Qué hacer para tener una relación cercana con Dios?

  • Mantente en constante oración: Podríamos decir que la principal estrategia o manera en la que las personas pueden tener una relación cercana con Dios es a través de la oración, ya que es la manera en la que el ser humano puede hablar directamente con el padre y expresarse con total confianza, además, que la oración es como una comunicación intima que existe entre el hijo y el padre. Durante el día, puedes orar las veces que quieras, Dios siempre estará dispuesto para escucharte.
  • Lee las escrituras: Como te hemos mencionado en otras oportunidades, la biblia es la palabra de Dios, allí encontraremos todo lo que necesitamos para afrontar nuestros problemas y adversidades, además que es una de las cosas que puedes hacer para tener una relación cercana con Dios, ya que estas leyendo y aprendiendo de todo lo que Dios nos quiere enseñar a través de las sagradas escrituras.
  • Obedecerle: Obedecer a Dios puede que suene como una de las cosas más sencillas y fáciles que el ser humano puede hacer, pero realmente no es así. Obedecer a Dios puede ser difícil y muchas veces no logramos hacer todo lo que él nos manda, ya que no somos perfectos, pero es importante que cuando cometas un error y no cumplas con algún mandamiento impuesto por el Padre, puedas reconocerlo ante él, arrepentirte e intentar mejorar.

3 – No soy nadie comparado ante Dios:

Nada que se compara a Dios

Las personas tenemos una mala costumbre, de que preferimos hacer en primer lugar las cosas que aparentemente son importantes para nosotros acá en la tierra, como reuniones de trabajo, tareas del colegio, acomodar o limpiar nuestro hogar, y siempre dejamos para último lugar a Dios, o ni siquiera lo tomamos en cuenta. Aunque también existe la clase de persona, que por el hecho de tener un título universitario y ser alguien muy reconocido en su ciudad o país, piensan que no necesitan para nada a Dios, y realmente están muy equivocados.

En estos casos, la biblia nos da como buen respaldo un maravilloso versículo acerca de no crear riquezas aquí en la tierra, ya que como te mencionábamos, muchas personas prefieren preocuparse primero por las cosas terrenales (dinero, casa, autos, negocios) que por las cosas que realmente nos convienen. Mateo 6:19-20No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan”.

Si eres una persona o conoces a alguien que no tenga tiempo para las cosas de Dios, porque piensa que es demasiado importante para eso, hazle saber que esta tomando un mal camino y que, si queremos ser llamados hijos de Dios, debemos estar involucrados en las cosas que el padre nos manda a hacer en su palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS