5 Consejos para el ministerio de adoración y alabanza

Un «ministerio de ayuda» establecido por Dios es el papel de los cantantes y músicos en la iglesia (Salmos 100:4). Ellos instan al pueblo de Dios a confesar, alabar y volver a contar los beneficios de Dios (tiempo de alabanza) para atraerlos a su presencia y comprometerlos en la adoración (tiempo de adoración).

Es crucial darse cuenta de que este tiempo se prepara de la misma manera que la predicación u otras vocaciones relacionadas con la iglesia. Aquí hay algunos puntos para estar listos y adorar a Dios.

Consejos para el ministerio de adoración y alabanza

1- Oración previa

No puede haber comunión o comunicación sin un tiempo de oración. De todos los que vienen después, éste es, el más significativo. Nos permite estar abiertos y preparados para escuchar lo que Dios tiene que decirnos y pedirle que nos guíe al planificar nuestro servicio.

2- Selección de canciones

La selección de la música para la adoración puede ser sencilla. Aunque tenemos una gran colección de música excelente, no toda es aceptable. Como ya se dijo, debemos distinguir entre canciones de alabanza y canciones de adoración.

Cuando estamos alabando a Dios, tanto el mundo físico como el espiritual experimentan cosas sorprendentes. En el mundo físico, se puede ver cómo el semblante del hermano fulano, que llegaba tarde, agotado por la semana y desanimado por la situación, cambia al escuchar y reconocer los milagros de su Dios.

Ministerio de adoración y alabanza

En el mundo espiritual, es cuando una hermana exclama delante de todos los presentes (hombres, ángeles, demonios) que Dios es poderoso, que ha hecho grandes cosas, que las está haciendo ahora y que las volverá a hacer.

Cuando llegamos a la presencia de Dios, un reino profundo donde podemos adorarle en espíritu y en verdad, entramos entonces en el periodo de adoración, que es con mucho mi parte favorita (Juan 4:24). Los cantos de adoración son una forma de mostrarle a Dios cuánto lo amamos, por lo que es crucial que se le canten exclusivamente a Él.

3- Repetición de una canción

En el pasado he construido listas de canciones sin haber practicado y luego he terminado en la adoración. Al momento de dirigir el ministerio de adoracion, se debe establecer el orden de las canciones y la repeticion de los coros o estrofas para evitar alguno de los siguientes errores mas comunes:

  • Tono vergonzosamente alto al cantar
  • Secuencia de acordes inapropiado o fuera de tono.
  • Descuido total de la letra.

De esta manera, se podra evitar las distracciones a la congregacion y la alabanza y adoracion a Dios sera mas fluida.

4- Continúa abierto al Espíritu Santo

Aunque hayas elegido tus canciones con cuidado, no estás obligado a hacer un requisito para que todos los canten, al momento de adorar debes estar dispuesto que el Espiritu Santo te ministre, para cantar una melodía diferente o totalmente nueva, cantar una nueva canción, a lo largo del servicio, esté abierto al Espíritu Santo; nunca le ponga un alto diciéndole que pare porque los músicos han terminado la lista.

5- ¡Participa!

No puedes guiar a alguien a algún lugar si no estás dispuesto a ir tú mismo. Por lo tanto, predica con el ejemplo y sirve a los que diriges haciéndolo constantemente con buen corazón, sencillez y amabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS