La Oración De Guerra Espiritual

Una oración de guerra espiritual es una guerra que hacemos los creyentes con el propósito de echar fuera todo demonio o plan del enemigo a través del poder de Dios, es cuando un hijo decide levantarse con poder y autoridad para declarar libertad sobre su vida o la vida de alguien más, con el fin de arruinar los planes malvados de satanás contra cualquier hijo de Dios.

Cuando hacemos guerra espiritual es una oración especial a diferencia de las cuales estamos acostumbrados a hacer, decidimos levantarnos sin temor a echar fuera todo aquello que este perturbando nuestras almas y espíritus, donde ademas sabemos que solo asi, los demonios o espíritus perversos que han querido o podido entrar a nuestra casa podrán ser echados fuera.

¿Por qué debemos hacer guerra espiritual?

Aunque podamos ser creyentes y nuestro propósito es agradar a Dios y pecar menos cada día, no somos perfectos, existen fallas o errores que cometemos que  muchas veces le dan paso a satanás para que nos perturbe; el pecar, tener pensamientos indebidos, mentir, codiciar, dejar de orar constantemente, entre otras cosas, son las que nos hacen ser débiles o indefensos ante los ataques del enemigo y las que enfrían nuestra relación con Dios y muchas veces nos alejan de él, lo cual se convierte en una oportunidad perfecta para que satanás opere en nuestras vidas.

Cuando nos damos cuenta  con ayuda del espíritu santo que nos redarguye, de los errores que cometimos y de cómo está afectando a nuestro espíritu y a nuestras vidas es cuando decidimos levantarnos, sacudirnos y deseamos poder deshacernos de todo lo malo que ha entrado en nuestra casa, sin embargo, satanás no siempre aceptara irse de buena manera, es necesario echarlo, y es justo en estos momentos donde necesitamos comenzar la guerra espiritual.

¿Qué es la guerra espiritual?

Cuando hablamos de guerra espiritual, no hablamos de las guerras a las que estamos acostumbrados, sino de una batalla entre el mal y el bien, existe un mundo espiritual que no vemos pero que es totalmente real, donde de la misma forma en que el espíritu santo y los ángeles nos guardan, del mismo modo existen espíritus dispuestos a hacernos daño, y no solo a nosotros sino a nuestra familia y a quienes amamos tambien.

El hacer guerra espiritual requiere de ciertos puntos importantes, pero uno de los más importantes es que debes reconocer que es el poder de Dios el que se manifiesta a través de sus hijos, y que es muy importante estar preparados para poder pelear las guerras espirituales, por lo que te invitamos a consideras los siguientes aspectos en cuanto a la oración de guerra espiritual:

Conoce a tu enemigo:

1ra de Juan 3:8

Sin embargo, cuando alguien sigue pecando, demuestra que pertenece al diablo, el cual peca desde el principio. Pero el hijo de Dios vino para destruir las obras del diablo.

Satanás desde siempre ha querido distorsionar lo que Dios ha creado, por lo que busca meterse con su creación más valiosa (nosotros) para asi tratar de demostrar su poder, por lo   que debemos siempre mantenernos firmes y fuera de su tentación. Es importante saber que el diablo es real, más sin embargo, el hijo de Dios ha venido a destruirlo.

Un verdadero seguidor y servidor de Dios siempre estará al acecho del enemigo, por lo que debemos estar alertas y firmes en la fe para no caer en sus tentaciones peligrosas.

1ra de Pedro 5: 8-9

¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quien devorar. Manténganse firmes contra él y sean fuertes en su fe.  Recuerden que sus hermanos, en todo el mundo, tambien están pasando por el mismo sufrimiento.

Conoce la autoridad que Dios te da:

Si leemos y estudiamos la biblia podremos comprender que Dios nos ha dado una autoridad para echar fuera todo demonio o cualquier cosa que el enemigo quiera traer en contra de nosotros, somos capaces de levantarnos a guerrear por nosotros y por nuestras familias con el poder y el respaldo de Dios.

Lucas 10: 19

Miren, les he dado autoridad sobre todos los poderes del enemigo; pueden caminar entre serpientes y aplastarlos. Nada les hará daño

Es importante que reconozcamos que somos hijos de Dios y que si hemos sido creados a su imagen y semejanza, por lo tanto, aunque no seamos iguales a él se nos han dado características o autoridad al igual que el para echar fuera todo espíritu o poder del enemigo contra nosotros, pero sobre todo no creernos más, sino alegrarnos  porque sabemos que el que siempre nos guardara y peleara a nuestro favor es Jesús, quien tiene el poder sobre las tinieblas.

Mateo 28: 19-20

Jesús se acercó y dijo a sus discípulos; Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, vayan y hagan discípulos  de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre del Hijo y de Espíritu Santo.

Debes colocarte la armadura de Dios

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.  Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 

Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia,  y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.  Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.  Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;  orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. 

Efesios 6:11-18

El señor en su palabra nos habla de una armadura espiritual que debemos colocarnos y es que si lo pensamos bien, todo guerrero debe colocarse su armadura antes de salir a la batalla, y no hablamos de un traje natural que podremos ver, ya que debemos recordar que nuestra guerra es espiritual por lo que tato nuestras armas como nuestra armadura tambien deben serlo.

Mantén las armas a la mano

Nuestra arma más poderosa es la fe, ella es aquella que nos impulsara a seguir adelante y a su misma vez buscar la sabiduría de Dios para derribar cualquier ataque del enemigo, la biblia dice que la palabra de Dios es como una espada de dos filos que penetra hasta lo más profundo, y ¿qué mejor que una espada para a guerra? Necesitamos no solo tener la fe sino las herramientas para poder vencer es por esto que leer la palabra de Dios nos dará el conocimiento que necesitamos para pelear por nuestras vidas y las de nuestra familia.

2da Corintios 10: 4-5

Usamos las armas poderosas de Dios, no las del mundo, para derribar las fortalezas del razonamiento humano y para destruir los argumentos falsos. Destruimos todo obstáculo de arrogancia que impide que la gente conozca a Dios. Capturamos los pensamientos rebeldes y enseñamos a las personas a obedecer a cristo.

La oración de guerra espiritual te ayudara a ganar batallas con ayuda de Dios que nadie más podrá pelear por ti, es necesario que si notas que el enemigo ha  comenzado a atacar a tu familia o a tu vida, puedas levantarte como un verdadero guerrero en contra de cualquier circunstancia, confía en el amor de Dios que hecha fuera todo temor y levántate como el guerrero y guerrera que Dios dice que eres.

Aunque Dios es quien pelea por nosotros, el espera que como hijos de fe podamos levantarnos y creer que él nos ha dado poder a nosotros para derribar lo que venga, lo que si nunca debes olvidar es que jamás podras pelear una guerra sin un ejército, o una buena armadura y sobre todo una espada de dos filos, por lo que ir a guerrear solo jamás es, ni será una opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS