Conoce el significado bíblico de inmundicia y un poco más

Conoce el significado bíblico de inmundicia y un poco más

Conoce el significado bíblico de inmundicia ahora. En la biblia, podemos apreciar muchas veces en las que se nombra o se menciona esta palabra “inmundicia” y tiene que ver con distintas cosas que nos enseña la palabra de Dios, que son inmundas para el Señor, además para que los creyentes y todas las personas de esta tierra no cometamos ni nos acerquemos, ya que podríamos perder la salvación y la entrada al reino de Los cielos.

Para saber el significado verdadero de inmundicia, tenemos que analizar detenidamente la palabra. Debemos estudiar un poco en el antiguo testamento, ya que de allí proviene, debido a ciertos actos ceremoniales del Templo de Dios.

Referencia de inmundicia en el antiguo testamento:

En el antiguo testamento podemos notar que la inmundicia hace referencia al flujo corporal para ambos sexos. En el caso de los hombres, el flujo de semen, y en el caso de las mujeres, el flujo de sangre que atraviesan durante su periodo menstrual. Todo esto lo encontramos en las sagradas escrituras: “Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo: Hablad a los hijos de Israel y decidles: «Cualquier varón, cuando tuviere flujo de semen, será inmundo () Cuando la mujer tuviere flujo de sangre, y su flujo fuere en su cuerpo, siete días estará apartada; y cualquiera que la tocare será inmundo hasta la noche” – Levítico 15: 1-2, 19

Inmundicia en el antiguo testamento

Aquí notamos que la inmundicia trata acerca de algo que mancha la persona, contamina y ensucia la vida de los demás, ya que es algo desagradable. Aunque, no solo tiene que ver con el flujo corporal, sino que también con algunos animales, ya que anteriormente, no se podía tocar los reptiles o cualquier animal muerto, ya que se consideraba que la persona caía en inmundicia, y requería de aislamiento social temporal, o se sometía a baños para quedar limpios nuevamente.

Ya todo esto quedo atrás, ahora una mujer que este durante sus días de periodo no se considera inmunda, ni tocar un reptil o algún animal muerto se considera inmundicia. En este sentido, en el antiguo testamento tenían un método de purificación a través del agua, pero ahora, por medio de un proceso de santificación espiritual podemos ser limpios de todos aquellos actos de inmundicia como los que te mostraremos más adelante.

¿Cuál es el significado bíblico de inmundicia?

Significado bíblico de inmundicia

En la biblia, Jesús les habla a sus discípulos con estas palabras: “Ellos no son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo” Juan 17:14, pero esto, no quiere decir que vivamos en alejados, o que evitemos absoluto contacto con las personas de acá, sino que hace referencia a que, aunque seamos de este mundo, no debemos estar buscando cosas carnales como riquezas, poder, prácticas ilícitas, etc.

Estas cosas, no deben estar en el foco principal de cualquier cristiano, aunque es imposible que nadie cometa algún error, y es sumamente común y normal, que creyentes e hijos de Dios, se desvíen en el camino, buscando y tratando de tener cosas que son consideradas inmundas para nuestro Padre Celestial.

2 Corintios 2:7 dice: “Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré”, esto quiere decir, que las costumbres inmorales, incorrectas, engañosas y egoístas son consideradas inmundicia.

¿Qué es tener mente doble?

Mentalidad doble

Un creyente, que se hace llamar hijo de Dios, y a pesar de ello busca las cosas terrenales como las que te mostrábamos anteriormente, es conocido como mente doble, es decir, cuando sabemos realmente quienes somos en Cristo, no tenemos la necesidad de estar buscando llenar nuestros vacíos en otros lugares que no tienen un ambiente saludable para nuestra vida, sino todo lo contrario.

Un verdadero creyente de la palabra de Dios, busca cada día saciarse del Espíritu Santo, leer la palabra de Dios, y forjar cada día una amistad con Dios, pero, comúnmente, comete errores ya que no somos perfectos, pero siempre arrepintiéndonos y tratando de ser un mejor hijo de Dios. Pero, aquel creyente, que se enfoca mayormente en las cosas del mundo, que busca hacer lo malo y deja para después las cosas del Reino, es una persona con mente o mentalidad doble.

El buen creyente e hijo de Dios, no puede tener mentalidad doble, ni buscar servir a ambos señores, sino que debe estar enfocado en el mundo espiritual y santo, aunque tenga que relacionarse con personas y lugares que no lo estén. La biblia no habla acerca de quienes intentan servir a los dos señores, (Satanás y Dios) específicamente en Mateo 6:24 – “Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

¿Qué debe hacer un creyente para no caer en inmundicia?

Creyente de Dios

Una de las maneras más eficaces y comunes en las que los creyentes de Dios caen en inmundicia, es debido a las personas que están en su entorno, es decir, los amigos, familiares, vecinos, compañero de estudios o de trabajo que no andan en los caminos del señor y son peligrosos para nosotros los creyentes. El apóstol Pablo nos da un buen ejemplo de esto específicamente en 1 Corintios 5:6“¿No saben ustedes que un poco de levadura hace fermentar toda la masa?

Aquí el apóstol Pablo se está refiriendo a la levadura con aquellas amistades y personas con las que nos juntamos y relacionamos constantemente que no tienen a Cristo en su corazón, y nos hace referencia a la levadura, ya que un poco de levadura daña la masa completa, así también las malas amistades y compañías dañan y hacen caer en inmundicia al creyente. A continuación, te mostraremos algunas cosas que puedes realizar para mantenerte firme en la verdad y poder vencer toda prueba que el enemigo te ponga para caer en inmundicia:

Leer las sagradas escrituras
  • Ora.
  • Lee las escrituras
  • Mantén una relación cercana con tu Dios.
  • No dejes de asistir a tu congregación.
  • Ten constante comunicación con tu padre celestial.
  • Rodéate de personas cercanas a Dios.
  • No te dejes llevar por la carne ni las influencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS