Conoce algunos Síntomas después de una liberación espiritual

¡Conoce ahora algunos Síntomas después de una liberación espiritual!. Muchas veces pensamos que, con el hecho de ir a la iglesia, orar cada mañana y noche, leer la biblia y buscar de Dios tenemos una vida completamente sana y correcta ante los ojos de nuestro padre, pero realmente no es así. Sí es correcto que hacer todas estas cosas nos acercan cada vez más a Dios, pero siempre hay grandes espíritus malos escondidos dentro de nosotros que deben ser sacados de nuestro corazón. Algunos de estos espíritus se conocen como mentira, odio, rencor, idolatría, brujería y muchos más, que por alguna razón siguen estando dentro de nosotros mismos.

Conoce algunos Síntomas después de una liberación espiritual

Una liberación espiritual se trata de aquella libertad que el Espíritu Santo les da a los creyentes que toman la decisión de dejarse liberar de estos malos espíritus. Esta liberación suele ser fuerte y seria en la vida de las personas, ya que, si podríamos decirlo de esta manera, se está echando fuera un mal espíritu en contra de su voluntad, que ha estado en la vida de una persona atormentándola constantemente.

La biblia nos habla acerca de un espíritu dado por Dios en 2 Timoteo 1:7Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio”, que está dentro de nosotros, para que podamos resistir y tomar decisiones correctas en cuento a estos malos espíritus, ya que no desean salir de la vida de las personas por voluntad propia. Cuando una persona recibe libertad espiritual se enfrenta a una serie de síntomas que ocurren en su vida paulatinamente como lo que te mostraremos a continuación. ¿Estás listo?

Síntomas después de una liberación espiritual

1 – Retorno y deseo hacia lo espiritual:

Retorno y deseo hacia lo espiritual

Cuando una persona atraviesa una liberación espiritual no es para nada sencillo. Esta persona debe estar confiado completamente en cristo, tener una inmensa fe por el padre y estar dispuesto a dejarse tratar y liberar por el espíritu Santo, es decir, tener una gran fuerza de voluntad para atravesar esta situación. Aunque, no hay nada imposible para Dios, y si de verdad están confiando en él, por más fuerte y dura que sea la batalla, nada te podrá hacer frente ya que tienes a Cristo el señor que te da la fuerza para seguir adelante.

Una vez que somos libres espiritualmente, automáticamente se comienza a activar o reactivar en nuestra mente, vida y corazón el deseo de servir y estar involucrado en las cosas de Señor. Comenzamos a amar las escrituras, empezamos a querer tener más encuentros con el espíritu santo. Una persona que recibe una liberación espiritual comienza a reconectarse con Dios, con su amor y bondad, mejor dicho, nuestra vida y relación espiritual comienza a florecer y hacerse notar.

2 –  Comienzas a ser tú mismo:

Logras tus metas

Cuando el ser humano vive ataques espirituales, es completamente común que en su vida sus sueños y metas se vayan apagando, nuestra manera de ver la vida colorida y oportunidades de surgir en cualquier lado, empiezan a desaparecer de nuestros ojos, todo aquellos que nos levantaba el ánimo y que nos hacia reír, comienza a quedar a un lado y perderse, nuestros objetivos y metas personales quedan desplazadas de nuestras vidas. Mejor dicho, la esencia que Dios había puesto sobre la vida de las personas se extingue.

Por ello, es importante tener una libertad espiritual, para que aquella alma hermosa y poderosa que Dios desde un principio escogió y creo, pueda salir adelante y triunfar conforme a la palabra y la voluntad de Dios. Aquella persona, que en algún momento de su vida lo perdió todo, perdió las esperanzas, las ganas de vivir, los sueños y muchas cosas más, pueda volver a reencontrarse con su padre celestial, y ser la criatura que Dios quiere que sea.

Si en algún momento de tu vida, sientas a sentirte más y sin ganas de nada porque las batallas te son muy grandes, no olvides que Dios nos habla a través de:

Versículos para cuando te sientas derrotado:

  • Isaías 41:10 – “Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa”.
  • Nahúm 1:7 – Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían”.
  • Juan 16:33 – “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo”.

3 – Relación con Dios:

Relación con Dios

Cuando somos liberados espiritualmente, uno de los síntomas más hermosos y que se manifiestan mayormente, es el de la conexión o relación con Dios. Una vez que estamos libres, aumente nuestra necesidad y pasión por estar en constante comunicación con nuestro padre celestial. Este es un buen sentimiento, ya que no hay nada como querer estar siempre con Dios, y comunicarnos con él.

Eliminamos todo sentimiento de odio y rencor que nos aparta de la presencia de nuestro padre, para tratar de hacer siempre, lo que él quiere que hagamos. Aunque no solo se trata de hablar y orar con el Señor, sino otra de las maneras en las que se ve reflejada nuestra liberación espiritual, es en demostrar amor al prójimo, ya que Dios nos dice en su palabra que ayudemos o amemos al prójimo como a nosotros mismo, y si amamos a los demás, estamos amando también a Dios.

4 – Fuertes batallas y luchas:

Luchas fuertes batallas

Desafortunadamente, el enemigo nunca para de atormentar e intentar destruir a los hijos de Dios. Muchas personas piensan que por haber recibido libertad espiritual están completamente seguros y protegidos de que algún espíritu maligno no vuelva a entrar en sus vidas, pero realmente no es así.

No importa si ya hemos recibido la libertad espiritual, el enemigo va a enviar sus demonios, para que intenten nuevamente entrar a tu vida y corazón, para continuar destruyéndote, y son muchos los que vuelven a caer en las mentiras de estos espíritus, y lo peor está, en que la biblia nos habla acerca de volver a dejarlos entrar a nuestras vidas luego de haber sido sacados.

Mateo 12:45 – “Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación”.

Dios está contigo dándote fuerzas

Aquí podemos ver, que aquel espíritu que salió de nosotros, anda por lugares secos buscando donde entrar, pero no lo encuentra, así que se junta con 7 espíritus más y peores para ingresar nuevamente a tu vida y hacerte más daño del que te habían hecho. Así que, como consejo, nunca dejes de empaparte con las cosas del señor, para que tengas las fuerzas y herramientas necesarias que te ayudarán a vencer toda adversidad que venga en contra de ti. A continuación, te mostraremos algunos versículos que te servirán para luchar:

2 Corintios 10:3 y 4 – “Pues, aunque andamos en la carne, no luchamos según la carne; porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas”.

Efesios 6:13 – “Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS